Cuando se trata de ganarse el corazón de los consumidores o clientes las marcas intentan todo lo posible por conquistarlos. Desde nuevas estrategias de comunicación, nuevos enfoques en la forma de hacer campañas publicitarias, hasta la creación de productos y servicios que mejor se adapten a las necesidades de sus potenciales clientes. No obstante, lo que le interesa más a estos prospectos es el tema de la atención al cliente.

Al menos así lo refleja un estudio realizado por la firma estadounidense The Blackhawk Network, quienes realizaron una investigación basándose en una muestra de 1.502 encuestados. Los resultados que arrojaron fueron los siguientes:

Tal y como se señala en el título de este artículo, un total de 94% de los encuestados (1.412 personas) creen que ellos son más o menos fieles a una determinada marca dependiendo de qué tan buena o mala pueda llegar a ser la atención post venta o, como también suele llamarse, la atención al cliente.

Un producto cada vez más útil

Por otro lado, 77% considera que su fidelidad está atada a la conveniencia que tengan los productos y servicios para su día a día. Esto quiere decir que los tiempos en que se promocionaban los atributos técnicos de los productos y servicios sin duda quedaron atrás, pues los clientes y demás consumidores quieren ver en el mercado (o en los medios de comunicación) productos y servicios que aporten soluciones concretas a sus actividades. Por ejemplo, si una persona está buscando un detergente, no le interesará los componentes químicos del mismo, sino más bien cuál es la solución concreta que este producto de consumo masivo le puede dar a su problema.

¡Qué viva el pago electrónico!

Otro dato interesante es que los usuarios ya se hartaron de ir al punto de venta para pagar, pues 76% de los encuestados considera que son más fieles a las marcas a consecuencia de que estas les ofrezcan otros medios de pagos además del tradicional. Esto quiere decir que las marcas deben esforzarse por abrir otros canales donde los clientes puedan realizar sus transacciones comerciales. Un ejemplo directo al grano de esto viene siendo el e-commerce, por su alto impacto para que las personas puedan pagar desde la comunidad de su casa o donde quiera que estén, tanto desde un móvil como desde una Tablet, laptop u ordenador.

Lee la nota completa aquí